Empezar otra vez: “Cuando el miedo pase ojalá no volvamos a lo de siempre”

Por:

G100
22/04/2020

No es el minuto de hablar de diferencias políticas ni de ninguna clase, solo tiempo de unidad entre empresarios y gobierno.

Por Consuelo Vial, miembro del G100.

La crisis a la que nos enfrentamos actualmente llegó al país en un minuto de baja tolerancia a lo desconocido, al peligro, a lo incontrolable y la naturaleza nos obligó a ser otra vez humildes, a reconocer que somos vencibles, nos recordó una vez más que seguimos siendo humanos. Es que no hay duda que el Coronavirus o Covid-19 como lo llaman los expertos, es una crisis sanitaria que llegó para marcar un antes y un después, para cambiarnos la vida o al menos la perspectiva que teníamos de ella y nos obliga de alguna forma, a empezar otra vez.

Según las últimas cifras entregadas por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), la tasa de desempleo en Chile alcanzó el 7,8%, esta última medición no incluye los efectos del Covid-19 en el país. Pero evidentemente, este virus no ha significado sólo una crisis sanitaria, la economía se está viendo fuertemente afectada.

Esta crisis tendrá consecuencias que ya están siendo visibles en muchos sectores, la tasa de desempleo del país aumentará en los próximos meses, algunas pymes y empresas consolidadas ya no podrán seguir en el mercado y los hábitos de consumo a los que estábamos acostumbrados deberían empezar a cambiar.

Como G100 hemos creado nexos con el Ministerio de Hacienda y la CORFO, a través de un comité de trabajo llamado “Políticas Públicas”, buscando aportar ideas creativas y analizar los planes para enfrentar esta pandemia, enfocados siempre en la ayuda a todos los trabajadores de nuestro país.

Desde que este virus llegó al país hemos visto a un Gobierno comprometido con la causa, que no descansa por crear soluciones para ayudar a sus ciudadanos, abierto a la colaboración de todos, pero hay que aclarar, que los recursos  son “limitados”, por lo tanto, debemos desafiar a la creatividad y al ingenio para construir ideas que tengan un impacto grande, ideas que garanticen soluciones, ideas que tengan a las personas como foco.

Este virus minúsculo e invisible a nuestros ojos nos hizo recordar que la vida es sumamente frágil, pero todos tenemos ganas de vivirla. Pero, soy una convencida que la manera de salir adelante y dejar atrás esta gran crisis es trabajando unidos, en equipos multidisciplinarios.  No es el minuto de hablar de diferencias políticas ni de ninguna clase, solo tiempo de unidad entre empresarios y gobierno.

Cuando el miedo pase ojalá no volvamos a lo de siempre, sino que esto nos haya servido para transformarnos, tanto los trabajadores, los empresarios y las autoridades, en personas sensibles que valoren que de un minuto a otro la vida nos puede dar un vuelco.